Mi Distrito es un basurero

Por, Alma Andina

Hace más de 25 años un grupo de ciudadanos del ahora distrito Veintiséis de Octubre se empeñaron en sacar adelante esta nueva jurisdicción política. La idea no les gustó a muchos porque sabían que el resultado no sería positivo.

En primer lugar el nombre del distrito no es el adecuado. Quizá hubiese quedado mejor Miguel Grau, como era la propuesta original. Pero decidieron optar por el día en que se firmó la Paz con Ecuador, luego de los enfrentamientos en el Cenepa. Pero más allá del nombre, lo que realmente importa es la administración y los servicios. El distrito se ha convertido en un basurero.

Cada mañana, al levantarme lo primero que veo son los cúmulos de basura en las esquinas, en la base de los postes, en los troncos de los algarrobos y en los sardineles. Este distrito que es inmenso, no tiene compactadoras para recoger la basura y lo que es peor las autoridades no son creativas para idear un sistema de recojo de desperdicios eficiente.

Hasta diciembre del 2014, antes de la transferencia el camión recolector pasaba tres veces por semana, al menos por mi zona. Lunes, miércoles y viernes, era días fijos para el recojo de desperdicios.

Ahora nadie sabe cuándo llegará el camión recolector y el distrito se está convirtiendo en un enorme basurero.

Dura tarea la que le espera al alcalde Práxedes Llacsahuanga, que hace ocho años estuvo al frente de la comuna ayabaquina. Lamentablemente la zona urbana de Ayabaca no es ni el 10% del distrito Veintiséis de Octubre. Los problemas son totalmente diferentes y uno de ellos es el saneamiento

Teo Zavala

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *