ENFEN determinará intensidad del Niño en Noviembre

Tomado de Andina de Noticias

14:36. Lima, ago. 25. En noviembre se sabrá con precisión si la magnitud de El Niño será extraordinaria y si su comportamiento resultará similar a las versiones de 1982 o de 1997, informó el coordinador técnico del comité multisectorial encargado de estudiar esta anomalía (Enfen), Ken Takahashi.

Tras señalar que con la información que se posee ahora se observa que el comportamiento de El Niño muestra una tendencia que lo convertiría en similar al ocurrido en 1997, el investigador científico aclaró que dicha manifestación variaría en los siguientes meses, porque se trata de un fenómeno natural dinámico.

“Todavía falta un buen trecho para que El Niño alcance los niveles de 1997. Si bien hasta el año pasado se desestimaba que la magnitud iba a ser extraordinaria, hoy no podemos descartarlo”, manifestó en diálogo con la Agencia Andina.

Takahashi adelantó que este viernes 28 de agosto se reunirán los expertos de los organismos que componen el Enfen para analizar la información que se reúne sobre esta anomalía natural y empezar a formular, por primera vez, un modelo de observación que brinde mayor precisión sobre la intensidad de El Niño.

Para ello se evaluará y actualizará información de las condiciones meteorológicas, oceanográficas, biológico-pesqueras e hidrológicas que se consideran para la ocurrencia y magnitud de este evento, detalló.

Índice costero

Explicó que, en términos oceanográficos, el Enfen ha establecido el llamado Índice Costero El Niño para medir el nivel de calentamiento de las aguas marinas. “Para el caso de un evento extraordinario, la temperatura del mar tendría que ser superior en tres grados centígrados a los valores normales en temporada de verano”, subrayó.

Asimismo, el experto consideró que una de las consecuencias negativas que provoca mayor preocupación con la llegada de El Niño tiene que ver con la presencia de lluvias intensas. “Este nivel de lluvias solo se daría en verano, cuando las temperaturas son más elevadas”, anotó.

El coordinador técnico del Enfen precisó también que de manifestarse El Niño con una intensidad extraordinaria, las zonas más afectadas serán las ubicadas en el norte del país. Sin embargo, no descartó que también se registren lluvias intensas en la región central y sur del territorio nacional.

En ese sentido, Takahashi consideró que cada región que resultaría afectada por El Niño debe tomar las precauciones respectivas para mitigar sus efectos adversos en función de su nivel de vulnerabilidad. “Para una ciudad como Lima, una lluvia de 10 milímetros puede resultar catastrófica; pero no para regiones como Piura y Tumbes, habituadas a precipitaciones más fuertes”, expresó.

Medidas de prevención necesarias

Por su parte, el presidente del Enfen y titular del consejo directivo del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), Germán Vásquez Solís, señaló que son 14 las regiones del país en las que se ha previsto enfatizar la prevención ante el impacto de El Niño, dado que son más vulnerables a las lluvias intensas, desbordes de ríos y ocurrencia de huaicos.

“Bajo un escenario de El Niño extraordinario las regiones más afectadas serían Lambayeque, Piura y Tumbes. Pero experiencias previas nos dicen también que podría llover fuerte en Ica”, comentó.

En tal sentido, el funcionario consideró acertado que, dada la probabilidad de que El Niño se manifieste con una intensidad extraordinaria, las autoridades competentes hayan decidido –como una medida de prevención– cancelar la participación peruana en las competiciones automovilísticas del Dakar Series 2015 y el rally Dakar 2016, que se iban a realizar en escenarios costeros peruanos.

“Creo que los sectores competentes han efectuado un análisis ponderado de la situación y han tomado una decisión importante como esa con un criterio evidentemente preventivo”, dijo.

Vásquez Solís instó a las autoridades regionales y locales de las zonas vulnerables para que no escatimen esfuerzos a fin de ejecutar obras de prevención dentro de sus competencias y con una participación activa de la comunidad.

También consideró fundamental la adecuación de las normas constructivas a la realidad geográfica y a la ocurrencia de fenómenos como El Niño que son recurrentes y cuyo impacto depende de su intensidad.

“Así como se ha empezado a construir con un criterio técnico de sismorresistencia, también debería tomarse en cuenta a las lluvias para el diseño de las viviendas y predios en general”, acotó finalmente.image

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *